Connect with us

Tendencias

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid?

Published

on

Las campañas de vacunación contra la covid-19 avanzan en varias partes del mundo, pero la rapidez con la que se han desarrollado estos fármacos ha despertado dudas sobre cómo funcionan y cuáles son sus efectos secundarios.

¿CÓMO COMBATEN A LAS ENFERMEDADES?

Por definición, las vacunas son medicamentos que ayudan al cuerpo humano a desarrollar inmunidad contra los virus o las bacterias, sin que para ello se deba contraer la enfermedad.

Como explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., cuando gérmenes como el virus que causa la covid-19 atacan al organismo, estos se multiplican y causan una invasión, conocida como infección, que activa herramientas del sistema inmunitario para combatirla, sobre todo glóbulos blancos.

Entre ellos, están los macrófagos, glóbulos que absorben y digieren los gérmenes y que dejan antígenos, o pequeñas partes de los invasores que son identificados como peligrosas y que estimulan la creación de anticuerpos.

También entran en acción los linfocitos B, que producen anticuerpos que atacan las partes del virus que dejaron atrás los macrófagos, y los linfocitos T, que atacan a las células del organismo que ya están infectadas.

«La primera vez que una persona se infecta con el virus que causa la covid-19, su cuerpo puede demorar varios días o semanas en desarrollar y usar todas las herramientas necesarias para combatir los gérmenes y vencer la infección», recuerdan los CDC.

En este punto, las vacunas anticipan este proceso ayudándole al cuerpo a reconocer los antígenos del coronavirus, suministrando -bajo diversas técnicas- partes del virus, versiones modificadas del mismo o «instrucciones» para crear una reacción inmunitaria.

LAS VACUNAS ANTICOVID

Hasta el 1 de febrero, el Registro de Vacunas contra la covid-19 del London School of Hygiene & Tropical Medicine, que recoge datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y laboratorios médicos, había documentado 293 prototipos de antídotos contra el virus.

De ellos, 70 están en evaluaciones clínicas, 20 en fase III (avanzada) de pruebas y una decena ya han sido autorizados para su uso en diferentes regiones o en aplicación a pacientes.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), «todas las vacunas pasan por diferentes fases de estudio antes de que puedan ser aprobadas para su uso en la población».

Estas etapas tienen como objetivo «garantizar la seguridad y la capacidad de la vacuna para proteger contra la enfermedad (eficacia)», así como otras cuestiones como los grupos de población en los que se puede administrar la vacuna, el número de dosis necesarias y el intervalo entre dosis», según la entidad.

Para que un fármaco contra la covid-19 sea recomendado por la OMS, este debe tener por lo menos un 70 % de eficacia en la población base con resultados consistentes en los adultos mayores, un grupo particularmente vulnerable contra el virus.

DIFERENTES MECANISMOS

Sin embargo, no todas estas vacunas anticovid utilizan las mismas tecnologías para combatir el coronavirus.

Hay al menos cuatro mecanismos preferidos por los científicos para tratar de proteger al organismo contra esta enfermedad -que ya deja en el mundo más de 2,2 millones de muertos y 100 millones de casos-: los virus desactivados o atenuados, las subunidades de proteína, el ARN Mensajero y los vectores virales.

Sin importar cuál se elija, los CDC recuerdan que, «con todos los tipos de vacunas, el organismo se queda con un suministro de linfocitos T de ‘memoria’, además de linfocitos B que recordarán cómo combatir ese virus en el futuro».

1. VECTOR VIRAL

Vacunas anticovid con esta tecnología: Oxford-AstraZeneca, Sputnik V, Cansino y Janssen.

Esta clase de vacuna utiliza un virus diferente al SARS-CoV-2 y menos nocivo, por lo general disfrazado con proteínas del coronavirus, para generar una respuesta inmunitaria.

El virus causante de la covid-19 tiene varias proteínas que lo envuelven, entre ellas la conocida como «Spike» (espiga en español) que, además de darle su característica forma con crestas, dota al germen del Dominio de Adhesión al Receptor (RBD) o la «llave maestra» que le da acceso a las células.

Según científicos chinos que han estudiado el virus desde el inicio de la pandemia en Wuhan y han publicado sus hallazgos en la revista Science, utilizar esa proteína o bien atacarla es el mejor mecanismo para luchar contra la enfermedad.

«Para las vacunas de vectores virales contra el COVID-19, el vector (no el virus que causa el COVID-19) ingresa a una célula dentro de nuestro organismo y usa la maquinaria celular para producir una porción inocua del virus que causa la COVID-19», complementa la ficha de este tipo de vacunas de los CDC.

«Con estas instrucciones, nuestras células hacen copias de la proteína. Esto despierta en nuestro organismo una respuesta y empieza a crear linfocitos T y linfocitos B que recordarán cómo combatir el virus si nos llegamos a infectar en el futuro», añade.

MITOS: Este tipo de vacuna no causa una infección por COVID-19 por el virus utilizado como vector de la vacuna. Mensajes en las redes sociales advierten erróneamente de que inmunizarse con estos fármacos puede ser peligroso, pero organismos como los CDC y las OMS han recordado que en su fórmula estas vacunas no contienen ningún tipo de material genético o muestras de coronavirus.

Además, tampoco es cierto que el material genético que aporta el vector viral se incorpore al ADN de la persona, ya que esta tecnología no presupone ningún intercambio de ese tipo de compuestos en el organismo.

2. VIRUS ATENUADO O DESACTIVADO

Vacunas anticovid con esta tecnología: Sinovac, SinoPharm, BharatBiotec o la Vacuna de la Academia China de Ciencias Médicas.

Esta es considerada la aproximación más extendida y conservadora de vacuna, debido a que imita el método que Edward Jenner ideó al final de la década de 1790 al utilizar la viruela bovina para proteger a los humanos de esa enfermedad.

Bajo este método, se inocula una versión completa del virus SARS-CoV-2 aunque debilitado o desactivado para que el cuerpo, sin el riesgo completo de la enfermedad, pueda generar anticuerpos necesarios para combatirla.

En el caso de los virus atenuados, estos han sido modificados para que no se puedan reproducir en el organismo huésped o bien para que no causen la enfermedad, mientras que, en la versión desactivada, el germen puede estar muerto.

De acuerdo con el portal web Vaccines.org, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., «dado que estas vacunas son tan similares a la infección natural que ayudan a prevenir, crean una respuesta inmunitaria fuerte y de larga duración», si bien en el caso del coronavirus no hay evidencia científica que defina ese lapso.

MITOS: Decenas de internautas en las redes sociales también advierten que estas vacunas pueden llegar a causan la enfermedad que combaten. Sin embargo, y por definición, el virus usado en este tipo de fármaco ya ha sido debilitado de tal manera que no supone un peligro para el organismo, pero sí logra su cometido de impulsar una respuesta inmunitaria.

3. SUBUNIDADES DE PROTEÍNAS

Vacunas anticovid con esta tecnología: Novavax y Sanofi

En este tipo de antídotos se utilizan solo algunos componentes del virus para estimular una respuesta de las células inmunitarias. En el caso de la covid-19, utilizan la proteína «Spike» o el RBD.

Una vez la vacuna ingresa al organismo, el sistema inmunitario reconoce que dichas proteínas «son ajenas» y comienza a crear linfocitos T.

«Si nos llegamos a infectar en el futuro, las células de memoria reconocerán al virus y lo combatirán», aseguran los CDC.

Otras vacunas bajo esta tecnología dedicadas a otras enfermedades también recurren a partículas con forma del virus pero sin su material genético.

Según una reseña de Florian Krammer para la revista Nature, «la ventaja de estas vacunas es que se pueden producir sin manipular virus vivos» y varios fármacos de este tipo, como FluBlok para la influenza, ya han sido aprobados y sus fabricantes cuentan con una experiencia considerable en su producción.

Sin embargo, según la información, la proteína espiga «es relativamente difícil de expresar y es probable que esto tenga un efecto en los rendimientos de la producción y en la cantidad de dosis que se puedan elaborar».

MITOS: Tampoco es cierto, como reclaman los antivacunas, que este biotecnología use versiones completas o activas del virus. En su fabricación, los científicos aíslan solo algunos componentes del germen para precisamente evitar someter al cuerpo humano a toda la carga viral. Esto permite que, sin el riesgo de desarrollar la enfermedad, el cuerpo aprenda cómo reaccionar ante el virus.

4. ARN Mensajero

Vacunas anticovid con esta tecnología: BioNTech/Pfizer, Moderna y CureVac.

Este es el enfoque de vacunas más novedoso utilizado hasta el momento para luchar contra la pandemia del coronavirus.

En este tipo de fármacos, denominado ARN Mensajero o ARNm, se suministra parte del código genético del virus para que las células aprendan a producir una proteína propia del virus, o incluso una porción de ella, y así desencadenar una respuesta inmune.

Esto quiere decir que las vacunas de ARNm no contienen el virus vivo que causa la covid-19, sino «instrucciones» para las células inmunitarias, que después de su uso se descomponen y se deshacen de el material genético.

«Las vacunas de ARNm contra el COVID-19 se aplican en el músculo del brazo. Una vez que las instrucciones (ARNm) se encuentran dentro de las células inmunitarias, las células las usan para producir una porción de la proteína», explican los CDC.

A partir de allí, el sistema inmunitario reconoce que la proteína es un cuerpo extraño y comienza a generar una respuesta inmunitaria y producir anticuerpos, «como sucede cuando se produce una infección natural contra el COVID-19», completó el organismo.

MITOS: El ARNm no afecta el ADN ni interactúa con él de ninguna forma, ya que no ingresa al núcleo celular. Este ha sido uno de los principales reclamos registrados en las redes sociales, donde usuarios han puesto en duda la efectividad de este tipo de fármacos por la novedad que supone su método para contener el virus.

Los CDC han aclarado que si bien estas vacunas son nuevas «no nada son desconocidas», ya que los científicos llevan trabajando en ellas por décadas y sus ensayos son igual de rigurosos a las vacunas tradicionales. En este caso, el ARN solo funciona como mensajero y luego es destruido por la célula.

Tendencias

¿Qué es la neurosífilis y qué síntomas genera?

Publicada

on

La neurosífilis es una infección bacteriana del cerebro o de la médula espinal. Se trata de una enfermedad potencialmente mortal que constituye una expansión de la sífilis. Por lo general, tiene lugar cuando la enfermedad de base no ha sido tratada.

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual que se desarrolla por entrar en contacto con las llagas de una persona infectada. Es causada por una bacteria llamada Treponema pallidum. Con el tiempo, puede dar lugar a la neurosífilis.

La diferencia entre la sífilis y la neurosífilis es que esta última ataca al sistema nervioso. De igual manera, sus síntomas son más severos y las consecuencias llegan a ser muy graves e, incluso, fatales. En algunos casos deja secuelas permanentes.

Síntomas de la neurosífilis

neurosifilis

Los síntomas de la neurosífilis son muy variables. De hecho, hay personas que no presentan ninguna manifestación de la enfermedad. Por el contrario, otras tienen síntomas muy severos. En general, todo depende de los nervios que hayan sido atacados por la infección y de su grado de avance. Los principales síntomas de la neurosífilis son los siguientes.

Síntomas mentales

Es posible que una persona afectada por la neurosífilis desarrolle uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para controlar las emociones.
  • Cambios repentinos de humor.
  • Modificaciones en la personalidad.
  • Problemas de memoria.
  • Depresión.
  • Psicosis, con posibles alucinaciones visuales o auditivas.
  • Demencia progresiva.

Síntomas físicos

Dentro de los síntomas físicos más habituales en la neurosífilis están los siguientes:

  • Cambios en la sensación de las extremidades.
  • Infecciones por sífilis en el ojo o sífilis ocular.
  • Anomalías en la marcha o imposibilidad para caminar.
  • Dificultades en la coordinación del movimiento.
  • Dolor de cabeza.
  • Cuello rígido.
  • Convulsiones.
  • Incontinencia urinaria.
  • Vértigo.
  • Entumecimiento de los dedos de los pies, los pies o las piernas.
  • Temblores o debilidad.

¿Por qué ocurre?

La bacteria Treponema pallidum es la que da origen a la sífilis y, luego, a la neurosífilis. Esta última puede tardar entre 10 y 20 años en manifestarse, luego del contagio. La bacteria se transmite de forma casi exclusiva a través del sexo oral, genital o anal.

Sin embargo, la sífilis puede trasmitirse de la madre al hijo durante el embarazo. Por lo general, esto es fatal para el recién nacido. Se cree que la neurosífilis es más usual cuando hay una sífilis no tratada, pero la ciencia no conoce los motivos exactos por los que tiene lugar en unas personas, mientras que en otras no.

La mayoría de las personas con sífilis no van a desarrollar la neurosífilis. Sin embargo, la probabilidad es más elevada en los siguientes casos:

  • Mujeres en embarazo.
  • Personas que tienen VIH y son sexualmente activas.
  • Quienes llevan a cabo un tratamiento de profilaxis de preexposición, o PrEP, para prevenir el VIH.

¿Cómo se diagnostica la neurosífilis?

La sífilis se detecta mediante un análisis de sangre. Sin embargo, la neurosífilis no es tan fácil de identificar. Por lo general, se formula el diagnóstico a partir de los síntomas y de la realización de una o varias pruebas como las siguientes.

Exploración física

Lo usual es que se comience con un examen físico para detectar algunos de los síntomas característicos. Entre ellos están los cambios mentales, los reflejos anormales, las contracciones musculares o la atrofia muscular.

Análisis de sangre

Los análisis de sangre solo detectan la neurosífilis si ya está en una etapa media de su desarrollo. Es posible que se ordenen pruebas para detectar si hay presencia de sustancias producidas por la bacteria que da origen a la enfermedad.

Punción lumbar

Esta es una de las pruebas más utilizadas para diagnosticar la neurosífilis. Consiste en insertar una aguja entre los huesos de la espalda baja y extraer parte de la sustancia que rodea la columna, o «líquido cefalorraquídeo». Este se analiza en el laboratorio. Permite corroborar la presencia de la enfermedad, determinar su gravedad y planificar el tratamiento.

Pruebas de imagen

Hay varias pruebas de imagen que se pueden llevar a cabo para diagnosticar la neurosífilis. Las más utilizadas son la tomografía computarizada y la resonancia magnética. Permiten observar el cerebro, el tronco encefálico y la médula espinal para detectar evidencias de la enfermedad.

Tratamientos disponibles

No hay un tratamiento aplicable a todos los casos de la neurosífilis. Las medidas a seguir dependerán de los daños que la enfermedad haya causado en cada caso y del estado de salud general del paciente.

Sin embargo, cuando la neurosífilis se detecta en su primera fase, el tratamiento a seguir es farmacológico. Debe administrarse penicilina, bien sea por vía oral, intravenosa o intramuscular. Lo usual es que esto se haga de forma continua durante 10 a 14 días.

Es habitual que esta medida se acompañe con la administración del antibiótico probenecid y de ceftriaxone, una sustancia que prolonga el efecto antimicrobiano de la penicilina. En algunos casos es necesario que la persona permanezca hospitalizada durante el tratamiento. Si una persona tiene VIH, es posible que se requiera un tratamiento diferente.

Sigue leyendo

Tendencias

Día Mundial de la Trombosis | Problema de salud pública global

Publicada

on

El Día Mundial de la Trombosis se conmemora cada 13 de octubre. Este día sirve para concienciar acerca de todo lo que se puede saber y conocer sobre la trombosis con el fin de reducir las muertes prematuras y la discapacidad que puede llegar a causar.

La trombosis es una enfermedad en la que se forma la coagulación de sangre en el interior de un vaso sanguíneo. Este es uno de los causantes de un infarto de miocardio, por ello es muy importante seguir un tratamiento con sus respectivos medicamentos para parar esta enfermedad que afecta a las venas y a la salud del organismo.

La trombosis es la patología subyacente de un infarto de miocardio, accidente cerebrovascular tromboembólico y tromboembolismo venoso (TEV). Estas son las tres principales enfermedades cardiovasculares que causan la muerte.

De hecho, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) 1 de cada 4 personas en todo el mundo mueren por afecciones causadas por trombosis.

En España se diagnostican unos 60.000 casos de primer episodio de trombosis venosa profunda al año. Y la embolia pulmonar, una de las posibles consecuencias de la trombosis, provoca más muertes que el infarto de miocardio o el ictus.

Un diagnóstico preciso y seguro es fundamental para mantener la buena salud de los pacientes y contribuir al éxito de su tratamiento.

¿Qué es la trombosis?

La trombosis, como hemos mencionado anteriormente, es la formación de un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo, que es la estructura tubular que se encarga de conducir la sangre.

Una vez que se ha formado el coágulo, puede ralentizar o bloquear el torrente sanguíneo normal e incluso desprenderse y moverse a un órgano. De esta forma, el coágulo que viaja a través de la circulación se le denomina «embolia».

Las trombosis se clasifican según el lugar del cuerpo en el que se produzca. Sin embargo, las dos grandes clasificaciones que se utilizan a la hora de categorizar la trombosis son venosas y arteriales.

Para clasificarla en una u otra, dependerá si el coágulo se desarrolla en la vena o en una arteria. Eso sí, las trombosis, ya sea una u otra, son variaciones de mecanismos patológicos similares y, además, están influenciados por factores de riesgo adquiridos o heredados.

Si queremos identificar si un paciente es de riesgo, los profesionales de la salud deben realizar una evaluación sobre la trombosis, donde se va a evaluar:

  • Edad
  • Historial médico
  • Medicamentos
  • Factores específicos del estilo de vida de un paciente
  • Existen diferentes pruebas para saber si un paciente tiene coágulo de sangre en su cuerpo:
    • Un análisis de sangre llamado D-Dimer
    • Una ecografía del brazo o la pierna para buscar trombosis venosa profunda (TVP)
    • Una tomografía computarizada del tórax con tinte intravenoso para buscar una embolismo pulmonar (EP).
    La trombosis es una afección grave y potencialmente mortal que requiere atención médica inmediata. El tratamiento puede diferir según el paciente, pero generalmente incluye medicamentos anticoagulantes para aflojar los coágulos y prevenir la formación de nuevos.

Según las condiciones de cada paciente, va a necesitar:

  • Anticoagulantes. Ya sea inyectables como la heparina, enoxaparina o heparina de bajo peso molecular, o comprimidos como apixabán, dabigatrán y rivaroxabán, edaxabán y warfarina.
  • Dispositivos mecánicos. Las medias de compresión son el mejor ejemplo. Con ellas se busca disminuir su riesgo de problemas a largo plazo que pueden ser causados ​​por coágulos.
  • Terapia trombolítica.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden conducir a la recuperación, pero puede haber complicaciones a largo plazo, como el síndrome postrombótico y la hipertensión pulmonar tromboembólica.

Sigue leyendo

Tendencias

Remedios naturales para tratar los parásitos intestinales

Publicada

on

Los remedios naturales son aquellas técnicas que se emplean en el hogar a partir de las plantas naturales y otros ingredientes que nos brinda el medio ambiente y que cuentan con propiedades muy efectivas para hacerle frente a problemas de salud en el cuero humano.

Esta solución casera puede ayudar a tratar muchas patologías y malestares, incluyendo los parásitos intestinales.

Si sufres de una infección intestinal por parásitos o conoces a alguien que se encuentra sufriendo por esto, en estas líneas te ofrecemos algunos remedios naturales para aliviar las molestias.

Remedios naturales

En primera instancia debes saber que aunque son naturales, no pueden tomarse a la ligera ni menos sustituir la opinión y recomendaciones de los médicos especialistas.

Por otra parte, debes tener presente que un parásito es un organismo que hace vida en el interior de otra especie o que se beneficia del hospedador o anfitrión, en este caso como en el tracto digestivo del ser humano.

Los parásitos obtienen beneficio de la asociación con otros organismos que se ven afectados por dicha interacción simbiótica; por tanto, es fundamental combatirlos lo más pronto posible para evitar daños en el tracto gastrointestinal de la persona, entre otros males.

Síntomas de la infección intestinal por parásitos

El cuadro clínico de los agentes patógenos en el intestino pueden causar: diarrea, náuseas, dolor abdominal, fiebre, disentería, fatiga, cansancio, picazón en la cola, gases, debilidad general, pérdida de peso y del apetito.

Causas de los parásitos

– Pobreza.

– Alimentos mal cocidos.

– Mala higiene.

– Consumo de agua contaminada.

– Ausencia de educación.

Además se puede contraer por transmisión fecal oral, suelo infectado, animales, falta de acceso para la disposición segura de los desechos o recursos higiénicos, falta de agua potable y otros factores.

Consecuencias

Los efectos de los agentes patógenos en el intestino humano pueden generar un impacto en la nutrición de la persona, reducir la absorción de micronutrientes, pérdida de sangre, apetito y peso.

Al mismo tiempo, que puede provocar anemia, malaria, insomnio, irritabilidad, paludismo, discapacidades físico-mentales, irritación de la piel en el ano, retraso en el crecimiento de los niños y otras enfermedades.

Soluciones caseras

– Tomar agua y líquido. Expertos recomiendan beber agua de coco, sopas y jugos de frutas sin azúcar.

– Semillas de papaya y ruda. Preparar un té mezclando los anteriores y tomar tibio en el día.

– Leche aromatizada. Hervir en 100 ml de leche descremada 10 hojas verdes de menta piperita, reposar, agregar miel y tomar 1 hora antes del desayuno.

– Jengibre. Licuar un vaso de agua con 2 cm de raíz de jengibre sin cascara, agregar miel, colar y tomar 3 veces al día.

– Cúrcuma. Hervir en 150 ml de agua 1 cucharada de polvo de cúrcuma, reposar y tomar 3 veces al día.

– Tomillo y manzanilla. Tomar una infusión con la mezcla de ambos y tomar 2 veces al por 7 días.

– Manzanilla o tomillo. Preparar 1 litro de infusión con estas plantas efectivas para los parásitos y tomar durante el día por un mes.

– Ajo, romero y aceite de oliva. Colocar machacado 3 dientes de ajos en un envase de 700 ml, agregar 500 ml de aceite de oliva y una rama de romero. Luego guardar el té por 10 días y finalmente aplicarlo en las comidas.

– Anís. Hervir en una taza de agua 1 cucharada de semillas de anís, reposar, colar y tomar en cada comida.

– Auyama. Comer por la mañana una semilla de auyama.

– Limón. Tomar un zumo de limón una vez al día en ayunas.

– Hierbabuena y menta. Preparar una infusión hirviendo en agua mineral o en un vaso de leche templada y tomar en ayunas por 2 semanas.

– Zanahoria. Preparar un jugo de zanahoria con zumo de limón y tomar por 3 días.

¿Qué hacer?

Es fundamental realizar la desparasitación, mantener buena alimentación, y reducir alimentos azucarados.

Mejorar la limpieza e higiene, lavarse las manos constantemente, saneamiento ambiental, e incluso desparasitar las mascotas, y lo principal, consultar a un especialista.

Sigue leyendo

Tendencias

OPS: Venezuela no reporta centros de salud saturados por Covid-19

Publicada

on

El director de Emergencias Sanitarias de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Ciro Ugarte, aseguró este miércoles que los servicios de salud en Venezuela no reportan estar saturados.

Afirmó que en el país «los números son significativamente menores en comparación con los que se reportan en otros países».

Ugarte detalló que la curva de la enfermedad «muestra una estabilidad o una tendencia leve al incremento en comparación con otros países» de América del Sur.

Reiteró que se deben mantener las medidas de bioseguridad mientras se incrementa la inmunización en el país y así se contribuiría con la estabilidad de los contagios.

Asimismo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) anunció un acuerdo con la farmacéutica china Sinovac para comercializar en el continente americano unos 8,5 millones de dosis contra la Covid-19 este año a través de su fondo rotatorio de venta de vacunas.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, indicó que ya han comenzado a aceptar los primeros pedidos de los países, «que estarán listos para entrega este año», y anticipó que esperan alcanzar más convenios de este tipo en los próximos días con otras farmacéuticas.

Por su parte, el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa, explicó que el acuerdo con Sinovac se cerró la semana pasada y remarcó que se trata de «una compra, no de una donación».

Anticipó igualmente que están en una «negociación bastante avanzada» con otros dos fabricantes de vacunas que no identificó y que estimó que probablemente concluyan esta semana o la entrante.

Sigue leyendo

Tendencia

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: