Connect with us

Tendencias

Segunda dosis de AstraZeneca es más eficaz si se administra a los 3 meses

Published

on

La segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford es más eficaz cuando se administra a los tres meses de haber inoculado la primera dosis, según ha puesto de manifiesto un estudio publicado en la revista ‘The Lancet’.
En concreto, el trabajo evidencia que esta vacuna tiene una eficacia del 76 por ciento tras la primera inyección, mientras que esa cifra se eleva al 82 por ciento tras una segunda dosis inoculada tras un intervalo de tres meses. Esto puede permite que los países vacunen de forma más rápida a un grupo más grande de población.

«Es probable que el suministro de vacunas sea limitado, al menos a corto plazo, por lo que los responsables políticos deben decidir cuál es la mejor manera de administrar las dosis para lograr el mayor beneficio para la salud pública. Cuando hay un suministro limitado, las políticas de vacunar inicialmente a más personas con una sola dosis pueden brindar una mayor protección inmediata a la población que vacunar a la mitad del número de personas con dos dosis», han detallado los expertos.

Después de la aprobación regulatoria de una vacuna, es importante comprender el mejor intervalo de dosis para garantizar una implementación óptima de la vacuna. Los factores asociados con esto incluyen el efecto de diferentes intervalos sobre la protección después de la segunda dosis y el riesgo de infección entre dosis debido a una menor eficacia de una dosis única o una disminución rápida de la eficacia mientras se espera la segunda dosis.

Para comprender estos factores, los autores combinaron datos de ensayos controlados aleatorios en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica, incluidas 8.948, 6.753 y 1.477 personas, respectivamente (un total de 17.178 personas). Los participantes tenían más de 18 años y recibieron dos dosis estándar de la vacuna COVID-19 de Oxford (8.597 participantes) o una vacuna de control/placebo de solución salina (8.581). En el ensayo del Reino Unido, un subconjunto de participantes (1.396 personas) recibió una dosis más baja de la vacuna como primera dosis.
En concreto, al observar el intervalo entre dos dosis estándar y su impacto en la eficacia, los participantes que recibieron sus dosis con 12 o más semanas de diferencia tuvieron una mayor protección (81%, basado en 8/1.293 casos en el grupo de la vacuna covid-19 frente a 45/1.356 casos en el grupo de control), que las personas que recibieron sus dos dosis con menos de 6 semanas de diferencia (55%, basado en 35/3.890 casos en el grupo de vacuna COVID-19 frente a 76/3.856 casos en el grupo de control).

Los resultados de eficacia fueron respaldados por los resultados de la respuesta inmune en personas de 18 a 55 años, que encontraron que las respuestas de anticuerpos de unión eran más del doble en el grupo que tenía sus dos vacunas con un retraso más largo.
Después de una sola dosis de vacuna estándar, la eficacia de la vacuna de 22 días a 3 meses fue del 76 por ciento, y el modelo indicó que la protección no se redujo durante los 3 meses. Además, los niveles de anticuerpos contra la proteína de pico del SARS-CoV-2 se mantuvieron en niveles similares durante 3 meses.

Los autores señalan que aún no está claro cuánto tiempo podría durar la protección con una sola dosis de la vacuna, ya que los resultados del ensayo se limitan al máximo de 3 meses. Por esta razón, todavía se recomienda una segunda dosis de vacuna.

Además, el estudio ha evidenciado que dos dosis de la vacuna protegen contra la enfermedad sintomática en el 67 por ciento de los casos, n un eficacia de la vacuna del 63 por ciento para las personas que recibieron dos dosis estándar (74/7201 casos en el grupo de la vacuna COVID-19 frente a 197/7179 en el grupo de control), y del 81 por ciento para las que recibieron una dosis baja y luego una vacuna de dosis estándar (10/1.396 casos en el grupo de vacuna COVID-19 frente a 51/1.402 en el grupo de control).

Al mismo tiempo y contando a partir de 22 días después de que los participantes recibieron su primera dosis, no hubo hospitalizaciones en el grupo de la vacuna COVID-19 y hubo 15 en el grupo de control. «Este último análisis confirma nuestros hallazgos anteriores de la mayor eficacia de un régimen de dosis baja que la estándar. Sin embargo, con datos adicionales disponibles, hemos encontrado que el La eficacia y la inmunidad pueden estar impulsadas en parte por el intervalo más largo entre las dosis que era común en este grupo de ensayo», han detallado los expertos.

Por último, al observar cómo la vacuna podría ayudar a reducir la transmisión en la comunidad, los autores estiman que una sola dosis de la vacuna puede conducir a una reducción del 64 por ciento, y que dos dosis pueden reducir los casos en un 50 por ciento (el efecto de dos dosis aparece menos de una dosis única porque hay más casos asintomáticos incluidos en esta parte del análisis y la eficacia de la vacuna contra los casos asintomáticos es menor).

Tendencias

¿Es mejor para los niños la leche baja en grasa o la entera? Habla la ciencia

Publicada

on

Un estudio pionero en el mundo de la Universidad Edith Cowan (ECU), en Austrialia, ha demostrado que la leche entera es tan buena para los niños como la baja en grasas, que su salud no se ve afectada ya se consuma un tipo de leche como el otro, según publican en el ‘American Journal of Clinical Nutrition’.

La investigación sugiere que los actuales consejos de salud pública que recomiendan que los niños mayores de dos años consuman productos lácteos bajos en grasa podrían tener que ser revisados.

La profesora asociada de la ECU Therese O’Sullivan dirigió la investigación sobre el consumo de productos lácteos con alto contenido en grasa en niños como parte del estudio Milky Way. Durante un periodo de tres meses, 49 niños sanos de entre cuatro y seis años fueron asignados al azar para recibir productos lácteos enteros o bajos en grasa en lugar de su consumo normal de lácteos.

Los productos lácteos se entregaron a domicilio cada quince días en envases sencillos y sin coste alguno para los participantes, para que el precio de compra no fuera un factor.

Ninguno de los dos grupos sabía si consumía productos lácteos enteros o bajos en grasa, mientras que los productos sobrantes se pesaban cada quince días para evaluar la ingesta total de los niños.

Por primera vez, los investigadores midieron exhaustivamente la obesidad, la composición corporal, la presión arterial y los biomarcadores sanguíneos de los niños para controlar los efectos de su consumo de lácteos.

Independientemente de si consumían lácteos enteros o bajos en grasa, ambos grupos de niños ingirieron cantidades similares de calorías.
Aunque los niños que consumían lácteos bajos en grasa ingerían menos calorías y grasas procedentes de los lácteos, naturalmente recurrían a otros alimentos y bebidas para compensar esta diferencia.

La profesora O’Sullivan subraya que los resultados no mostraron diferencias significativas entre los grupos de obesidad o salud cardiovascular. «Anteriormente se pensaba que los niños pequeños se beneficiarían de los productos lácteos bajos en grasa debido a sus niveles más bajos de grasas saturadas y su menor densidad de energía, lo que a su vez ayudaría a evitar la obesidad y el riesgo de enfermedades cardiometabólicas asociadas», apunta.

«Nuestros resultados sugieren que los niños sanos pueden consumir con seguridad productos lácteos enteros sin aumentar la obesidad ni los efectos cardiometabólicos adversos –asegura–. Teniendo en cuenta nuestros resultados y las investigaciones anteriores, las futuras revisiones de las directrices dietéticas deberían considerar la posibilidad de recomendar que los niños de dos años o más puedan consumir productos lácteos enteros o reducidos en grasa».

Por su parte, La dietista y candidata al doctorado en el estudio, Analise Nicholl, comenta que esto facilitará la vida de los padres.

«Este enfoque basado en la evidencia ayudaría a simplificar la elección de lácteos de los padres y permitiría a los niños consumir lácteos según su preferencia individual», asegura.

Sigue leyendo

Tendencias

Usar bisfosfonatos para osteoroporosis aumenta el riesgo en enfermedad renal

Publicada

on

Usar bisfosfonatos para tratar la osteoporosis en pacientes con enfermedad renal grave aumenta un 15 % la progresión de esta dolencia, aunque no se vincula con una tasa más alta de lesiones renales agudas, eventos gastrointestinales o hipocalcemia.

Así se pone de manifiesto en un estudio del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) de Cataluña, en España, que advierte de la importancia de valorar el estadio de la gravedad de la enfermedad renal antes de prescribir bisfosfonatos, ya que «puede empeorar su función renal y en estos casos se tendrían que buscar alternativas de tratamiento».

Según el investigador del Ciberfes, coordinador del Grupo de investigación Musculo-Esquelética del IMIM-Hospital del Mar y jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital del Mar, Xavier Nogués, los bisfosfonatos son el tratamiento de primera línea para prevenir fracturas en pacientes con osteoporosis, pero su uso está contraindicado o debe usarse con precaución en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) porque falta información sobre su seguridad y eficacia.

En el estudio, que publica la revista Journal of Bone and Mineral Reseach, han colaborado investigadores de universidades e instituciones británicas y españolas, con la participación del CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (Ciberfes) y el Hospital del Mar de Barcelona.

«Esta investigación constituye una aportación significativa debido a la escasa información existente. Debemos decir que, de manera tranquilizadora, no encontramos un riesgo excesivo de lesión renal aguda, eventos gastrointestinales o hipocalcemia con el uso de bisfosfonatos, pero debe considerarse para la progresión del ERC y deben continuar usándose los bisfosfonatos con precaución en esta población», resume Nogués.

Para llevar a cabo la investigación utilizaron registros electrónicos de atención primaria vinculados a registros hospitalarios en el Reino Unido y Cataluña, e incluyeron a 4.000 usuarios de bisfosfonatos.

La enfermedad renal crónica de moderada a grave (estadios 3 a 5) afecta a 2,8 millones de personas en el Reino Unido (UK) y a 2,7 millones en España.

La ERC se asocia con una masa ósea baja y, por tanto, el aumento del riesgo de fracturas se vincula con una mayor gravedad de la ERC.

El estudio se dio a conocer hoy coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Osteoporosis (World Osteoporosis Day), una fecha que sirve para concienciar a la población sobre el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, que se previene mediante el fortalecimiento óseo en edades tempranas, de manera que el riesgo de padecer osteoporosis en la edad adulta se puede reducir hasta un 50 %, según Nogués.

Sigue leyendo

Tendencias

¿Qué es la neurosífilis y qué síntomas genera?

Publicada

on

La neurosífilis es una infección bacteriana del cerebro o de la médula espinal. Se trata de una enfermedad potencialmente mortal que constituye una expansión de la sífilis. Por lo general, tiene lugar cuando la enfermedad de base no ha sido tratada.

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual que se desarrolla por entrar en contacto con las llagas de una persona infectada. Es causada por una bacteria llamada Treponema pallidum. Con el tiempo, puede dar lugar a la neurosífilis.

La diferencia entre la sífilis y la neurosífilis es que esta última ataca al sistema nervioso. De igual manera, sus síntomas son más severos y las consecuencias llegan a ser muy graves e, incluso, fatales. En algunos casos deja secuelas permanentes.

Síntomas de la neurosífilis

neurosifilis

Los síntomas de la neurosífilis son muy variables. De hecho, hay personas que no presentan ninguna manifestación de la enfermedad. Por el contrario, otras tienen síntomas muy severos. En general, todo depende de los nervios que hayan sido atacados por la infección y de su grado de avance. Los principales síntomas de la neurosífilis son los siguientes.

Síntomas mentales

Es posible que una persona afectada por la neurosífilis desarrolle uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para controlar las emociones.
  • Cambios repentinos de humor.
  • Modificaciones en la personalidad.
  • Problemas de memoria.
  • Depresión.
  • Psicosis, con posibles alucinaciones visuales o auditivas.
  • Demencia progresiva.

Síntomas físicos

Dentro de los síntomas físicos más habituales en la neurosífilis están los siguientes:

  • Cambios en la sensación de las extremidades.
  • Infecciones por sífilis en el ojo o sífilis ocular.
  • Anomalías en la marcha o imposibilidad para caminar.
  • Dificultades en la coordinación del movimiento.
  • Dolor de cabeza.
  • Cuello rígido.
  • Convulsiones.
  • Incontinencia urinaria.
  • Vértigo.
  • Entumecimiento de los dedos de los pies, los pies o las piernas.
  • Temblores o debilidad.

¿Por qué ocurre?

La bacteria Treponema pallidum es la que da origen a la sífilis y, luego, a la neurosífilis. Esta última puede tardar entre 10 y 20 años en manifestarse, luego del contagio. La bacteria se transmite de forma casi exclusiva a través del sexo oral, genital o anal.

Sin embargo, la sífilis puede trasmitirse de la madre al hijo durante el embarazo. Por lo general, esto es fatal para el recién nacido. Se cree que la neurosífilis es más usual cuando hay una sífilis no tratada, pero la ciencia no conoce los motivos exactos por los que tiene lugar en unas personas, mientras que en otras no.

La mayoría de las personas con sífilis no van a desarrollar la neurosífilis. Sin embargo, la probabilidad es más elevada en los siguientes casos:

  • Mujeres en embarazo.
  • Personas que tienen VIH y son sexualmente activas.
  • Quienes llevan a cabo un tratamiento de profilaxis de preexposición, o PrEP, para prevenir el VIH.

¿Cómo se diagnostica la neurosífilis?

La sífilis se detecta mediante un análisis de sangre. Sin embargo, la neurosífilis no es tan fácil de identificar. Por lo general, se formula el diagnóstico a partir de los síntomas y de la realización de una o varias pruebas como las siguientes.

Exploración física

Lo usual es que se comience con un examen físico para detectar algunos de los síntomas característicos. Entre ellos están los cambios mentales, los reflejos anormales, las contracciones musculares o la atrofia muscular.

Análisis de sangre

Los análisis de sangre solo detectan la neurosífilis si ya está en una etapa media de su desarrollo. Es posible que se ordenen pruebas para detectar si hay presencia de sustancias producidas por la bacteria que da origen a la enfermedad.

Punción lumbar

Esta es una de las pruebas más utilizadas para diagnosticar la neurosífilis. Consiste en insertar una aguja entre los huesos de la espalda baja y extraer parte de la sustancia que rodea la columna, o «líquido cefalorraquídeo». Este se analiza en el laboratorio. Permite corroborar la presencia de la enfermedad, determinar su gravedad y planificar el tratamiento.

Pruebas de imagen

Hay varias pruebas de imagen que se pueden llevar a cabo para diagnosticar la neurosífilis. Las más utilizadas son la tomografía computarizada y la resonancia magnética. Permiten observar el cerebro, el tronco encefálico y la médula espinal para detectar evidencias de la enfermedad.

Tratamientos disponibles

No hay un tratamiento aplicable a todos los casos de la neurosífilis. Las medidas a seguir dependerán de los daños que la enfermedad haya causado en cada caso y del estado de salud general del paciente.

Sin embargo, cuando la neurosífilis se detecta en su primera fase, el tratamiento a seguir es farmacológico. Debe administrarse penicilina, bien sea por vía oral, intravenosa o intramuscular. Lo usual es que esto se haga de forma continua durante 10 a 14 días.

Es habitual que esta medida se acompañe con la administración del antibiótico probenecid y de ceftriaxone, una sustancia que prolonga el efecto antimicrobiano de la penicilina. En algunos casos es necesario que la persona permanezca hospitalizada durante el tratamiento. Si una persona tiene VIH, es posible que se requiera un tratamiento diferente.

Sigue leyendo

Tendencias

Día Mundial de la Trombosis | Problema de salud pública global

Publicada

on

El Día Mundial de la Trombosis se conmemora cada 13 de octubre. Este día sirve para concienciar acerca de todo lo que se puede saber y conocer sobre la trombosis con el fin de reducir las muertes prematuras y la discapacidad que puede llegar a causar.

La trombosis es una enfermedad en la que se forma la coagulación de sangre en el interior de un vaso sanguíneo. Este es uno de los causantes de un infarto de miocardio, por ello es muy importante seguir un tratamiento con sus respectivos medicamentos para parar esta enfermedad que afecta a las venas y a la salud del organismo.

La trombosis es la patología subyacente de un infarto de miocardio, accidente cerebrovascular tromboembólico y tromboembolismo venoso (TEV). Estas son las tres principales enfermedades cardiovasculares que causan la muerte.

De hecho, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) 1 de cada 4 personas en todo el mundo mueren por afecciones causadas por trombosis.

En España se diagnostican unos 60.000 casos de primer episodio de trombosis venosa profunda al año. Y la embolia pulmonar, una de las posibles consecuencias de la trombosis, provoca más muertes que el infarto de miocardio o el ictus.

Un diagnóstico preciso y seguro es fundamental para mantener la buena salud de los pacientes y contribuir al éxito de su tratamiento.

¿Qué es la trombosis?

La trombosis, como hemos mencionado anteriormente, es la formación de un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo, que es la estructura tubular que se encarga de conducir la sangre.

Una vez que se ha formado el coágulo, puede ralentizar o bloquear el torrente sanguíneo normal e incluso desprenderse y moverse a un órgano. De esta forma, el coágulo que viaja a través de la circulación se le denomina «embolia».

Las trombosis se clasifican según el lugar del cuerpo en el que se produzca. Sin embargo, las dos grandes clasificaciones que se utilizan a la hora de categorizar la trombosis son venosas y arteriales.

Para clasificarla en una u otra, dependerá si el coágulo se desarrolla en la vena o en una arteria. Eso sí, las trombosis, ya sea una u otra, son variaciones de mecanismos patológicos similares y, además, están influenciados por factores de riesgo adquiridos o heredados.

Si queremos identificar si un paciente es de riesgo, los profesionales de la salud deben realizar una evaluación sobre la trombosis, donde se va a evaluar:

  • Edad
  • Historial médico
  • Medicamentos
  • Factores específicos del estilo de vida de un paciente
  • Existen diferentes pruebas para saber si un paciente tiene coágulo de sangre en su cuerpo:
    • Un análisis de sangre llamado D-Dimer
    • Una ecografía del brazo o la pierna para buscar trombosis venosa profunda (TVP)
    • Una tomografía computarizada del tórax con tinte intravenoso para buscar una embolismo pulmonar (EP).
    La trombosis es una afección grave y potencialmente mortal que requiere atención médica inmediata. El tratamiento puede diferir según el paciente, pero generalmente incluye medicamentos anticoagulantes para aflojar los coágulos y prevenir la formación de nuevos.

Según las condiciones de cada paciente, va a necesitar:

  • Anticoagulantes. Ya sea inyectables como la heparina, enoxaparina o heparina de bajo peso molecular, o comprimidos como apixabán, dabigatrán y rivaroxabán, edaxabán y warfarina.
  • Dispositivos mecánicos. Las medias de compresión son el mejor ejemplo. Con ellas se busca disminuir su riesgo de problemas a largo plazo que pueden ser causados ​​por coágulos.
  • Terapia trombolítica.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden conducir a la recuperación, pero puede haber complicaciones a largo plazo, como el síndrome postrombótico y la hipertensión pulmonar tromboembólica.

Sigue leyendo

Tendencia

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: