Connect with us

Tendencias

Los casos semanales de Covid-19 en el mundo suben tras dos meses de descensos

Published

on

Los casos globales de Covid-19 aumentaron un 4 % la semana pasada después de casi dos meses de descensos, debido principalmente a las nuevas oleadas de contagios en países europeos como Reino Unido, Rusia, Turquía o Ucrania, informó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El mundo no registraba un aumento en el número de casos de coronavirus desde la semana transcurrida entre el 23 y el 29 de agosto.

Pero la OMS reportó hoy 2,9 millones de contagios entre el 18 y el 24 de octubre, de los que más de la mitad, 1,6 millones, se registraron en Europa, donde el ascenso de positivos con respecto a la semana anterior fue del 18 %.

La situación contrasta con el resto de regiones, donde los casos siguen bajando: un 21 % en África, un 17 % en Asia Oriental, un 9 % en América y un 9 % en el sur y sureste asiático.

De manera paralela, los fallecimientos la semana pasada aumentaron un 5 % y se elevaron a 49.000, siendo Europa la región que registró más decesos (21.000, un 14 % más).

En este indicador también el sur de Asia registró un aumento semanal, del 13 %, aunque sus cifras absolutas fueron mucho menores (3.300 muertos), mientras que en América el número de fallecidos fue casi igual a la semana anterior (18.000) y en el resto de los regiones hubo bajadas superiores al 10 % en decesos.

Estados Unidos sigue siendo el país que más casos reporta, con 512.000 la semana pasada, aunque sus cifras continúan bajando (un 12 % menos que en los siete días anteriores).

En cambio, los otros cuatro países con mas casos la semana pasada, todos europeos, tienen curvas de contagio en fuerte alza: Reino Unido, con 330.000 casos (un 16 % mas), Rusia (248.000, un 15 % más), Turquía (196.000, un 8 % más) y Ucrania (134.000, un 43 % más).

En el acumulado desde el inicio de la pandemia, los contagios totales ascienden a 243 millones, mientras que las muertes superan los 4,9 millones.

En cuanto a las vacunaciones, el mundo se acerca ya a los 7.000 millones de dosis de vacunas anticovid administradas.

Al menos el 49 % de la población mundial ha recibido al menos una dosis, aunque en el caso de países de bajos ingresos ese porcentaje apenas alcanza el 3,1 %. 

Tendencias

Un estudio genético revela la relación entre la salud del cerebro e intestino

Publicada

on

Un estudio genético internacional, coliderado por el centro español de investigación CIC bioGUNE y en el que han participado más de 50.000 personas afectadas por el síndrome de intestino irritable (SII), revela una «estrecha relación» entre la salud del cerebro y el intestino, y allana el camino para el desarrollo de nuevos tratamientos.

Los investigadores descubrieron que los síntomas del SII pueden ser causados por los mismos procesos biológicos que afecciones como la ansiedad, según ha informado el centro vasco.

El SII es una dolencia común en todo el mundo que afecta a alrededor de 1 de cada 10 personas, y causa una amplia gama de síntomas que incluyen dolor, distensión abdominal y disfunción intestinal.

El diagnóstico se realiza generalmente después de descartar otras posibles afecciones como la enfermedad de Crohn o el cáncer de intestino.

La enfermedad puede ser a menudo hereditaria y también es más común entre las personas que son propensas a la ansiedad.

Las causas no se entienden bien, pero un equipo internacional, coliderado por investigadores de CIC bioGUNE, identificó varios genes que proporcionan pistas sobre los orígenes del síndrome de intestino irritable.

El equipo de investigación, que incluye a más de 40 instituciones, analizó los datos genéticos de 40.548 pacientes con síndrome de intestino irritable del Biobanco del Reino Unido y 12.852 de la iniciativa Bellygenes, un estudio mundial destinado a identificar genes vinculados al SII coordinado por Mauro D’Amato, profesor de la Fundación Vasca para la Ciencia-Ikerbasque y líder del grupo de Genética Gastrointestinal en CIC bioGUNE, con sede en Vizcaya.

Los resultados del estudio, que será publicado en Nature Genetics, mostraron que, en general, la heredabilidad del SII es baja, lo que «probablemente refleja la importancia de otros factores como la dieta, el estrés y los patrones de comportamiento que también pueden compartirse en el entorno familiar».

Sin embargo, y dado que los síntomas del SII afectan al intestino, los investigadores consideraban factible que los genes asociados con un mayor riesgo de la enfermedad se expresaran en estos órganos, pero encontraron que, en cambio, los genes alterados «se expresan predominantemente en el tejido cerebral o en los nervios dentro del intestino que reciben sus señales del cerebro».

Los investigadores también buscaron la superposición entre la susceptibilidad al SII y otras enfermedades. Encontraron que la misma composición genética que pone a las personas en mayor riesgo de SII aumenta el riesgo de trastornos comunes del estado de ánimo como la ansiedad, la depresión y problemas de tipo neurótico, así como el insomnio.

No obstante, los investigadores enfatizan que esto no significa que la ansiedad cause síntomas de SII o viceversa.

Los tratamientos actuales para el síndrome de intestino irritable varían ampliamente e incluyen cambios en la dieta, medicamentos dirigidos al intestino o al cerebro, o cambios de hábitos.

El estudio apunta a que las terapias que se dirigen a la función neuronal pueden ser una posible vía futura para la investigación.

«Anticipamos que la investigación futura se basará en nuestros descubrimientos, tanto investigando los genes diana identificados, como explorando el riesgo genético compartido entre las condiciones para mejorar la comprensión de las interacciones cerebro-intestino desordenadas que caracterizan el síndrome de intestino irritable», destacó el primer autor del estudio, Chris Eijsbouts.

Esta investigación recibió financiación y apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad (Instituto Salud Carlos III), el Departamento de Salud del Gobierno Vasco y el Consejo Sueco de Investigación (Vetenskapsradet), entre otras entidades. 

Sigue leyendo

Tendencias

Científicos descubren método para bloquear infección por Covid-19

Publicada

on

Un equipo de científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) descubrió un método para evitar que el Coronavirus, causante del Covid-19, infecte a otras células, algo que puede ser clave en futuros tratamientos contra esta enfermedad.

Los expertos han descubierto la forma en que ciertas enzimas transforman ácidos grasos a uno de los componentes más importantes del coronavirus, la proteína ‘spike’ que forma la membrana espinosa, clave en el proceso de infección a otras células.

Por tanto, medicamentos capaces de modificar los ácidos grasos «evitan de forma eficaz que el SARS-CoV-2 infecte otras células», destacó EPFL en un comunicado.

Asimismo, subrayó que el hallazgo también puede aplicarse contra otros virus, como los de la gripe o el herpes.

El estudio, publicado en la revista especializada ‘Developmental Cell’, explica que la transformación de ácidos grasos es conocida en términos especializados como ‘S-acylación’ y es llevada a cabo por unas enzimas llamadas ‘zDHHC-acetyltransferasas’.

Dichas enzimas añaden ácidos grasos a proteínas y aminoácidos con el fin de optimizar sus funciones, entre ellas, en el caso de los virus, su capacidad de infectar células vecinas.

Otros tratamientos contra el Covid-19

En las últimas semanas varias farmacéuticas y laboratorios han anunciado pastillas para enfrentar el Covid-19.

Una de las primeras en hacerlo fue la estadounidense Pfizer. A finales de abril e inicios de mayo, estaba adelantando ensayos clínicos con personas entre 18 y 60 años, según reseñó el diario británico ‘The Telegraph’.

La píldora tendría dos beneficios, de acuerdo con lo dicho por la compañía, se podría prescribir ante el primer síntoma y el tratamiento podría llevarse a cabo sin necesidad de que el paciente se encuentre hospitalizado.

“Hacer frente a la pandemia de Covid-19 requiere tanto la prevención a través de la vacuna como el tratamiento dirigido a quienes contraen el virus. Dada la manera en que el SARS-CoV-2 está mutando y el impacto global continuo del covid-19, parece fundamental tener acceso a opciones terapéuticas tanto ahora como más allá de la pandemia”, afirmó Mikael Dolsten, director científico y presidente de Investigación, Desarrollo y Medicina Mundial de Pfizer en un comunicado en ese entonces.

Según se conoció, el proceso de ensayos duraría unos 145 días, es decir, alrededor de 4 o 5 meses. Por lo tanto, Pfizer se encontraría en etapa de análisis de sus resultados. Albert Bourla, CEO de la farmacéutica, aseguró en diálogo con la cadena de noticias ‘CNBC’ que podría estar disponible para fin de año.

De igual modo, la farmacéutica Merck anunció su pastilla para tratar los síntomas de Covid-19. Según el laboratorio, será capaz de reducir el riesgo de hospitalización y muerte en aproximadamente un 50 por ciento.

A inicios de octubre, Merck indicó que en los próximos días estaría solicitando su aprobación de emergencia ante la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés). De acuerdo con información conocida por el medio ‘The New York Times’, se esperaría que la píldora esté autorizada a finales de año.

Por último, la comunidad científica está a la espera de los resultados de un fármaco del laboratorio de AstraZeneca que también ayudaría a prevenir el contagio por Covid-19. No se conocen mayores detalles. Sin embargo, la agencia de noticias ‘AFP’ estableció que la compañía pidió autorización ante la FDA.

Sigue leyendo

Tendencias

¿Es mejor para los niños la leche baja en grasa o la entera? Habla la ciencia

Publicada

on

Un estudio pionero en el mundo de la Universidad Edith Cowan (ECU), en Austrialia, ha demostrado que la leche entera es tan buena para los niños como la baja en grasas, que su salud no se ve afectada ya se consuma un tipo de leche como el otro, según publican en el ‘American Journal of Clinical Nutrition’.

La investigación sugiere que los actuales consejos de salud pública que recomiendan que los niños mayores de dos años consuman productos lácteos bajos en grasa podrían tener que ser revisados.

La profesora asociada de la ECU Therese O’Sullivan dirigió la investigación sobre el consumo de productos lácteos con alto contenido en grasa en niños como parte del estudio Milky Way. Durante un periodo de tres meses, 49 niños sanos de entre cuatro y seis años fueron asignados al azar para recibir productos lácteos enteros o bajos en grasa en lugar de su consumo normal de lácteos.

Los productos lácteos se entregaron a domicilio cada quince días en envases sencillos y sin coste alguno para los participantes, para que el precio de compra no fuera un factor.

Ninguno de los dos grupos sabía si consumía productos lácteos enteros o bajos en grasa, mientras que los productos sobrantes se pesaban cada quince días para evaluar la ingesta total de los niños.

Por primera vez, los investigadores midieron exhaustivamente la obesidad, la composición corporal, la presión arterial y los biomarcadores sanguíneos de los niños para controlar los efectos de su consumo de lácteos.

Independientemente de si consumían lácteos enteros o bajos en grasa, ambos grupos de niños ingirieron cantidades similares de calorías.
Aunque los niños que consumían lácteos bajos en grasa ingerían menos calorías y grasas procedentes de los lácteos, naturalmente recurrían a otros alimentos y bebidas para compensar esta diferencia.

La profesora O’Sullivan subraya que los resultados no mostraron diferencias significativas entre los grupos de obesidad o salud cardiovascular. «Anteriormente se pensaba que los niños pequeños se beneficiarían de los productos lácteos bajos en grasa debido a sus niveles más bajos de grasas saturadas y su menor densidad de energía, lo que a su vez ayudaría a evitar la obesidad y el riesgo de enfermedades cardiometabólicas asociadas», apunta.

«Nuestros resultados sugieren que los niños sanos pueden consumir con seguridad productos lácteos enteros sin aumentar la obesidad ni los efectos cardiometabólicos adversos –asegura–. Teniendo en cuenta nuestros resultados y las investigaciones anteriores, las futuras revisiones de las directrices dietéticas deberían considerar la posibilidad de recomendar que los niños de dos años o más puedan consumir productos lácteos enteros o reducidos en grasa».

Por su parte, La dietista y candidata al doctorado en el estudio, Analise Nicholl, comenta que esto facilitará la vida de los padres.

«Este enfoque basado en la evidencia ayudaría a simplificar la elección de lácteos de los padres y permitiría a los niños consumir lácteos según su preferencia individual», asegura.

Sigue leyendo

Tendencias

Usar bisfosfonatos para osteoroporosis aumenta el riesgo en enfermedad renal

Publicada

on

Usar bisfosfonatos para tratar la osteoporosis en pacientes con enfermedad renal grave aumenta un 15 % la progresión de esta dolencia, aunque no se vincula con una tasa más alta de lesiones renales agudas, eventos gastrointestinales o hipocalcemia.

Así se pone de manifiesto en un estudio del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) de Cataluña, en España, que advierte de la importancia de valorar el estadio de la gravedad de la enfermedad renal antes de prescribir bisfosfonatos, ya que «puede empeorar su función renal y en estos casos se tendrían que buscar alternativas de tratamiento».

Según el investigador del Ciberfes, coordinador del Grupo de investigación Musculo-Esquelética del IMIM-Hospital del Mar y jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital del Mar, Xavier Nogués, los bisfosfonatos son el tratamiento de primera línea para prevenir fracturas en pacientes con osteoporosis, pero su uso está contraindicado o debe usarse con precaución en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) porque falta información sobre su seguridad y eficacia.

En el estudio, que publica la revista Journal of Bone and Mineral Reseach, han colaborado investigadores de universidades e instituciones británicas y españolas, con la participación del CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (Ciberfes) y el Hospital del Mar de Barcelona.

«Esta investigación constituye una aportación significativa debido a la escasa información existente. Debemos decir que, de manera tranquilizadora, no encontramos un riesgo excesivo de lesión renal aguda, eventos gastrointestinales o hipocalcemia con el uso de bisfosfonatos, pero debe considerarse para la progresión del ERC y deben continuar usándose los bisfosfonatos con precaución en esta población», resume Nogués.

Para llevar a cabo la investigación utilizaron registros electrónicos de atención primaria vinculados a registros hospitalarios en el Reino Unido y Cataluña, e incluyeron a 4.000 usuarios de bisfosfonatos.

La enfermedad renal crónica de moderada a grave (estadios 3 a 5) afecta a 2,8 millones de personas en el Reino Unido (UK) y a 2,7 millones en España.

La ERC se asocia con una masa ósea baja y, por tanto, el aumento del riesgo de fracturas se vincula con una mayor gravedad de la ERC.

El estudio se dio a conocer hoy coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Osteoporosis (World Osteoporosis Day), una fecha que sirve para concienciar a la población sobre el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, que se previene mediante el fortalecimiento óseo en edades tempranas, de manera que el riesgo de padecer osteoporosis en la edad adulta se puede reducir hasta un 50 %, según Nogués.

Sigue leyendo

Tendencia

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: