Connect with us

Entretenimiento

El búnker de los tesoros audiovisuales de Estados Unidos

Published

on

Rodeada de granjas y junto a las montañas de Blue Ridge, Culpeper es una pequeña localidad del estado de Virginia que pasaría desapercibida si no fuera porque acoge un centro único que atesora el mayor archivo audiovisual del mundo.

Allí se encuentra el Centro Nacional de Conservación Audiovisual, dependiente de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, donde apenas un centenar de empleados trabaja sin descanso para preservar y digitalizar millones de piezas sonoras y visuales, desde películas y programas de radio y televisión hasta canciones más o menos conocidas y efectos sonoros.

El búnker convertido en archivo

El edificio que lo alberga fue un búnker construido al este del río Misisipi durante la Guerra Fría que guardaba 6.000 millones de dólares para poder reflotar la economía, en caso de que Estados Unidos sufriera un ataque nuclear.

«Eso si quedase alguien vivo para hacerlo», bromea Rob Stone, el curador del archivo de películas, mientras enseña junto al responsable del archivo sonoro, Matthew Barton, a Efe las instalaciones, en las que están guardados 3,6 millones de piezas sonoras y 1,6 millones de filmes.

El complejo se conoce como Packard Campus, porque tras ser abandonado en los años 90, David W. Packard -hijo del fundador de Hewlett Packard- se lo compró al Gobierno para restaurarlo, acondicionarlo y volverlo a donar, esta vez a la Biblioteca del Congreso, para crear este centro.

Un halo de misterio rodea no sólo el edificio original, que tiene forma de media luna y está enterrado en una colina, sino también las ampliaciones de este campus, que albergan kilómetros de estanterías para almacenar las películas y los archivos sonoros en todos los formatos conocidos.

En cada departamento, los anfitriones tienen que abrir con su tarjeta de empleado una caja que guarda las llaves de todas y cada una de las cámaras frigoríficas y los distintos almacenes. Cuando cogen una llave, ponen su nombre en una pizarra para que los demás sepan que están allí.

La temperatura, crucial

¿Por qué tanta precaución? Pues entre otras cosas porque la temperatura de la mayoría de las cámaras de almacenaje es de unos 2 o 3 grados centígrados para poder conservar numeroso material que de otra forma se deterioraría muy rápidamente. Algunos trabajadores se ponen incluso monos de abrigo cuando entran en ellas.

El cuidado es aún mayor en las cámaras que guardan las películas de nitrato, altamente inflamables e imposibles de apagar en caso de incendio, recalca Stone.

En ellas el almacenaje se divide en pequeños estantes con dos películas cada uno, para que si hay un fuego no se extienda a las demás; aspersores en diagonal para apuntar solo al fuego y con un techo que se eleva a modo de chimenea para dejar subir las llamas y evitar explosiones horizontales que acabarían con buena parte del recinto.

¿Por qué conservar? Para copiar mejor

¿Merece la pena tanto esfuerzo? ¿Por qué no copiar y dejar morir los originales? Barton lo explica: «La copia es la forma de preservarlo. Guardamos los originales porque la tecnología no deja de mejorar y nos permite copiar cada vez mejor».

Así, cuando hacen la copia directamente del original con la mejor tecnología consiguen la mejor copia posible hasta ese momento.

En cualquier caso los originales no salen del edificio y cuando un investigador pide algo a la Biblioteca del Congreso se le manda la copia digitalizada.

Las joyas

El primer estornudo grabado de la historia, en 1894; el primer beso filmado (May Irwin Kiss, en 1896), la primera grabación de Frank Sinatra en 1935 o la copia original de «Great Train Robbery» rodado en 1903 y considerado el primer «western» de la historia, son sólo algunos ejemplos de las joyas que guarda esta inabarcable colección.

Durante el recorrido por el centro, Stone hace una parada para mostrar a Efe un extracto de la película «Pepe», uno de los éxitos del mexicano Mario Moreno «Cantinflas», rodada en EE.UU. y con estrellas como Shirley Jones, Jack Lemon o Judy Garland.

La calidad de su conservación es notable, como lo es la de un cartucho sonoro que muestra Barton junto a una de las ingenieras del centro, un extracto de una pieza musical grabada en Ciudad de México en 1910 con un fonógrafo Edison. Para poder escucharlo hubo que atemperarlo durante días.

También muestran un disco con la retransmisión informativa de la situación en Madrid en noviembre de 1936, a pocos meses de que estallara la guerra civil española.

Y efectos sonoros. Hay discos con grabaciones del sonido de un tren de vapor, un tractor, un coche de caballos, un coyote e incluso de una vaca lechera.

Son innumerables las películas que guarda este archivo, y en algunos casos se conserva el original, como ocurre con el clásico «Mr. Smith goes to Washington», dirigida por Frank Capra en 1939 y protagonizada por James Stewart en 1939. A Stone le gusta pensar que tiene ante sí un material que estuvo en algún momento junto al propio Stewart.

Y hay colecciones enteras, como las donadas por Bob Hope o por Jerry Lewis, quien, según el curador, quiso conocer directamente «a la gente que iba a cuidar» su legado antes de darlo.

Por fin el cine

Y aunque el centro no está abierto al público, sí lo está su cine, que acaba de reabrirse tras dos años de pandemia. Es una réplica del que Packard tenía en Palo Alto (California), con las mismas lámparas, la misma moqueta y el mismo escenario, debajo del cual hay un órgano para interpretar la música durante las películas mudas.

Este mismo sábado el ciclo proyectará la película «Ocho y medio» de Federico Fellini, que durante la visita de Efe los técnicos estaban proyectando para comprobar su calidad.

La imagen en la pantalla de Marcello Mastroianni, todo un regalo de despedida antes de abandonar este lugar único.

Entretenimiento

¿Cómo se inventaron las máquinas tragaperras?

Publicada

on

Cuando se habla de casinos, hay varias imágenes que se vienen a la cabeza. Por un lado, se visualizan las mesas con el tapete verde y los jugadores que se sientan a su alrededor para ver quién es el mejor en una partida de póquer o de blackjack. Por otro, están las hileras de máquinas tragaperras, con todas sus luces resplandeciendo al son del ruido que hacen las monedas y los premios.

En los últimos años, el concepto que se tenía de los casinos ha cambiado un poco, especialmente con la introducción y el boom de los casinos en línea. Eso no significa que haya cambiado mucho la oferta de juegos, puesto que se sigue jugando al póquer y a las tragaperras online.

Los orígenes de las máquinas tragaperras

Está comúnmente aceptado que el origen de las máquinas tragamonedas se remonta al Viejo Oeste de mediados del siglo XIX. En aquel entonces, el Texas Hold’em gozaba de gran popularidad y eso llevó a la creación de unas máquinas para automatizar el juego de cartas. Tenían cinco tambores giratorios que ya incluían varias figuras, aunque los premios eran productos del establecimiento.

No fue hasta 1895 cuando Charles August Fey, un mecánico de automóviles establecido en San Francisco, diseñó la primera máquina tragaperras tal y como la conocemos actualmente. Tenía el nombre de “Liberty Bell”, era de hierro y nació precisamente para dar una solución a las máquinas que existían hasta entonces, que necesitaban a una persona física para entregar el premio.

En realidad, Fey inventó el sistema para que se realizaran pagos automáticos con monedas, aunque un par de años antes ya se había inventado la primera máquina con un sistema de pago automático. En este caso, la “Liberty Bell” tenía tres carretes con 10 símbolos diferentes y estaba decorada con piedras y dibujos que llamaban la atención. De aquí nació toda una industria dedicada a las tragaperras.

La llegada a los casinos

La historia de las máquinas tragamonedas no termina aquí. Durante las primeras décadas de existencia, su presencia era exclusiva de los bares y ciertos locales. Para ver la primera tragaperras en un casino de Las Vegas nos tuvimos que esperar a finales de los años cuarenta. En concreto, fue en el Hotel Flamingo Hilton y así empezó una larga relación entre las slots y la Meca de los casinos por excelencia.

Los años sesenta estuvieron marcados por importantes cambios en los mecanismos. En este sentido, los engranajes fueron sustituidos por sistemas electrónicos más complejos y precisos. Puede sorprender que la palanca se mantuviera durante tanto tiempo, especialmente pensando en esas mejoras técnicas, pero lo cierto es que su presencia terminó siendo por pura estética. Con el tiempo, también dejaron de incluirla, aunque hacía años que ya no funcionaba.

En algunos países, la evolución de las máquinas tragaperras se vio frenada por las circunstancias políticas y sociales. Es el caso de España, donde la dictadura franquista que mandó durante cuarenta años prohibió cualquier juego de apuestas a excepción de las quinielas, la lotería de la ONCE y las carreras de caballos.

La era de la digitalización

La técnica usada en las máquinas tragamonedas ha evolucionado al mismo ritmo que la tecnología. 1976 fue el año en el que llegaron los primeros modelos fabricados completamente electrónicos, con lo que se introducían las pantallas. Esto significa que los tambores giratorios daban paso al vídeo.

En plena era de la digitalización, las tragaperras también se actualizaron y llegó su versión virtual. Los casinos online no tardaron en adoptar este entretenimiento y ello ha hecho posible que pueda disfrutarse desde cualquier dispositivo (smartphone, tablet, ordenador…) y en cualquier lugar (casa, transporte público, extranjero…).

Una perspectiva actual

En la actualidad, existen muchos tipos de máquinas tragaperras, ya sea las que encontramos en los casinos tradicionales como las de los casinos en línea.

Una de las modalidades más populares es la de moneda única, aunque hay quien prefiere la emoción que se experimenta con las tragamonedas multiplicadoras. La principal diferencia es que, en el primer caso, solo se utiliza una moneda para jugar, mientras que, en el segundo, tus posibilidades de ganar aumentarán según el número de monedas jugadas. En los últimos años, también se ha popularizado la variante de bote progresivo, en la que el bote final al que aspiramos va creciendo según el número de monedas que jugamos.

En el ámbito online, las máquinas tragaperras de vídeo son una de las modalidades más atractivas, pues permiten crear una ambientación y una inmersión que sin el componente visual no se conseguiría. Las tragamonedas virtuales suelen ser temáticas y aprovechan la popularidad de películas, series y personajes del famoseo para captar la atención y ganar clientes.

De analógicas a digitales: 130 años de historia

En 2025, celebraremos los 130 años de historia de la primera máquina tragaperras en incluir un sistema de pagos automático en efectivo. Poco podía imaginarse Charles August Fey en qué iba a desencadenar su invento tanto tiempo después, especialmente porque llegaría un día en el que no existiría una máquina física y los pagos se realizarían a través de transacciones en línea y en criptomonedas.

Sigue leyendo

Entretenimiento

Cinco curiosidades del nuevo año chino 2023

Publicada

on

El próximo domingo 22 de enero los chinos celebran la llegada de un nuevo año (2023). Aunque China utiliza el calendario gregoriano, como el resto del mundo, existe una diferencia del esquema de almanaque al que usamos en el occidente, el calendario chino está basado a los cambios lunares y no solares durante todos los meses del año.

Puede leer también: Año Nuevo Chino: El conejo de agua que promoverá la tranquilidad

Estas son cinco curiosidades con respecto al inicio del nuevo año.

  • El Sistema de tallo y rama en el zodíaco chino: consiste en contar los años en una escala llamada «sistema de tallo y rama», que significaría la rotación de nombres de cada anuario, hecho cada 60 años. También es conocido como el «ciclo sexagenario chino».

Los nombres de los años, en la tradición china, se dividen en dos partes: El Tallo Celestial: que tiene que ver con las formas del Yin, el Yang y los doce elementos. La Rama Terrestre: ligado estrictamente a los animales del zodiaco chino.

  • El Año del Conejo: De acuerdo con el zodíaco chino, a las personas nacidas en el año del conejo “les gusta estar cerca de gente cariñosa, complaciente y agradable”. Son personas que se destacan por ser sentimentales, superficiales y exitosas en áreas vinculadas a los negocios, ante todo.
  • Propósito de la Danza del Dragón: Esta danza rítmica, que se hace usando y haciendo formas que simulan los movimientos esta criatura mítica se popularizó en todo occidente dadas las migraciones masivas que hubo en el país oriental.
  • Tu Yuan Yuan, la mascota del Año Nuevo chino: Tu Yuan Yuan, representado por el conejo blanco histórico de China, es la primera mascota de propiedad intelectual generada a través del análisis de big data, según la agencia. Su estética, además, está realizada bajo la técnica de pintura china de nombre Gongbi.
  • Otros países que festejan el Año Nuevo Lunar: Si bien a la festividad se le conoce también como el Festival de la Primavera, también se celebra en otros países asiáticos y del mundo.

El evento es uno de los más largos y populares de Asia, según especialistas. Además de China, también lo festejan en Vietnam, Corea del Sur, Filipinas y Japón.

Sigue leyendo

Agenda

Palpitando las fallas

Publicada

on

Se acerca la época más mágica y creativa del año en Valencia, aquella que muestra el arte de las fallas y el disfrute de un público, que no sólo es de la ciudad, sino que viene especialmente para participar de ellas. 

Y para ir degustando y anticipándonos a ese momento, a partir del 5 de febrero se podrá visitar la Exposición del Ninot en el Museo de las Artes y las Ciencias, una muestra que agrupará una multitud de figuras falleras que fueron protagonistas durante las Fallas 2022. 

Aunque la inauguración del Exposición del Ninot se celebra el viernes 4 de febrero, la muestra estará abierta al público un día después y permanecerá así hasta el 15 de marzo.  

Más de 750 Ninot estarán distribuidos en una sala del Museo de las Ciencias, entre las 10 y las 20 hs de lunes a jueves, y hasta las 21hs de viernes a domingos. Y allí, como siempre sucede, se podrá volver a contemplar los ninots elegidos, que buscarán alzarse con el premio al mayor número de votos, para convertirse en “indultats” es decir, salvarse de las llamas y pasar a formar parte del Museo Fallero. 

Así, el plan para visitar y conocer a estas verdaderas obras de arte estará completo. No sólo poder disfrutar y maravillarse con ellas, sino formar parte de la decisión “salvadora” que le permitirá a una sobrevivir, y a nostros convertirnos en sus héroes y heroínas. 

Sigue leyendo

Entretenimiento

Robert Wadlow, el hombre más alto de la historia

Publicada

on

Con 2.72 metros de altura, Robert Wadlow se convirtió en el hombre más alto de la historia. Su afabilidad, educación y tamaño le sirvieron no solo para ganarse un puesto en casi todas las ediciones del libro Guinness World Records -desde su inauguración en 1955-, sino también para obtener el amor de decenas de personas y el título de héroe de Alton, su ciudad natal.

“Toda la historia de Robert es absolutamente fenomenal porque incluso cuando murió nos siguió enseñando muchas lecciones. Una de sus frases favoritas fue ‘mantente alto y sé la mejor persona que puedas ser’. Él ciertamente hizo eso durante toda su vida”, señaló Nancy Alexander, del Museo de Historia y Arte de Alton, para un documental del diario ‘The Telegraph’.

El ‘gigante de Alton’, como era cariñosamente llamado por la comunidad estadounidense, tuvo una corta, pero fructífera vida. Sus manos de 32,3 centímetros (cm) y sus pies de 47 cm no le impidieron convertirse en una celebridad, brillar por su inusual cualidad y perdurar, incluso después de su muerte, en los archivos de Guinness World Records como el hombre más alto de la historia.

Sigue leyendo

Tendencia

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: